Postura correcta para amamantar y los indicadores de un buen agarre

¿Como debo de colocar al bebé y como me pongo yo? ¿Cómo sabré si se ha cogido bien al pecho? ¿Existe algún truquito para facilitar el acople?

De la teoría a la práctica

De cómo coloques a tú bebé en el pecho va a depender, el que tengas o no molestias en los pezones, la actitud de tu bebé y por supuesto su salud. Como regla general el bebé siempre tiene que prenderse tanto a tú pezón como a la aréola con ambos labios. Si sientes que te esta pellizcando es señal que no esta succionando correctamente, es momento de parar metiendo el dedo meñique entre las encías del bebé con cuidado para romper el vacío. Tal vez tengas que hacer varios intentos antes de conseguirlo. Ten mucha paciencia.

El proceso natural que tú bebé realiza para alimentarse es instintivo, en cambio tú tendrás que aprender las técnicas para amamantar pero no te preocupes, después lo harás en automático. Esto ocurre debido a que el bebé se estimula sensorialmente a través del contacto piel a piel contigo y buscará como consecuencia tú pecho.

¿Cuál es la postura correcta para amamantar?

El proceso que tú bebé realizará para alimentarse consta de tres pasos «succión-deglución-respiración», esto lo hará de una manera refleja como respuesta a su instinto por satisfacer su necesidad. A continuación se describe la postura más común para amamantar siguiendo el reflejo natural del recién nacido (Postura instintiva o biológica).

  • Sentarse cómodamente en una silla, mecedora o si escoges la cama de preferencia que sea reclinando tú espalda.
  • Colocar al bebé frente a ti, su abdomen debe ir pegado al tuyo. No debe de quedar en horizontal, ni con la panza mirando al techo, hay que buscar la verticalidad.
  • Acomodar a tu bebé de tal manera que tú pezón quede a la altura de su nariz. Esto propiciará una buena abertura.
  • Truquillo infalible. Pasa tú pezón alrededor de su nariz para motivarlo a que la abra la boca. Instintivamente levantará su cabeza, empujará la barbilla y boca hacia adelante, tendrá el efecto de inclinar la cabeza hacia atrás.
  • Es el momento, acerca a tú bebé por la espalda y hombros, nunca por la parte de atrás de su cabeza. No debes sujetar su cabeza, simplemente darle apoyo con tu antebrazo, así podrá soltarse y retirarse cuando lo necesite. Sin embargo si puede y debes sostenerlo por la espalda, para estar los más pegado posible.

Nota importante: No es necesario agarrar el pecho mientras el bebé succiona, si sientes que lo necesitas, sólo sujétalo suavemente con tu palma por debajo.  Tampoco es necesario poner un dedo sobre el pecho para que el bebé «pueda respirar». Estas prácticas pueden producir obstrucciones.

  • Los labios están evertidos y la boca bien abierta.
  • Cabeza y cuerpo bien alineados.
  • Hay un efecto vacío.
  • El pezón apunta al paladar del bebé.
  • El mentón y la nariz están rozando el pecho.
  • Se observa más areola por arriba que por abajo.
  • No se escucha ningún chasquido.
  • Las mejillas se hinchan y el lóbulo de la oreja acompaña el movimiento.
  • Importante. El pezón no sale deformado.

Signos claros de un mal agarre

Dolor y por ende aparición de grietas en el pezón: Dependiendo de la sensibilidad de tus pezones puede que al principio te moleste un poco el roce e incluso te salga como un cayo, este dolor se diferencia del de un mal agarre porque solo molesta cuando el bebé se prende al pecho, conforme empieza a succionar ya no sentimos esa molestia.

Si te duele al mamar no hay un buen acople ya sea por la postura o por la existencia de un frenillo, es por ello que siempre recomendamos buscar una red de apoyo.

Poco aumento de peso: en el tema lactancia materna el peso siempre es un gran protagonista. Y a algunas madres las trae de cabeza.

Por un lado, la complexión de un bebé en gran parte viene determinada por la genética, no es cuestión de sobrealimentar para que engorde, lo importante es estar sano.

Pero lo que si es muy importante es la ‘curva de crecimiento’.

Un recién nacido al nacer y expulsar el meconio por norma general pierde peso pero después va aumentando hasta recuperar el peso de nacimiento y suma y sigue. Si esto no ocurre, es que algo está ocurriendo.

Se debe de hacer una analítica tanto a la madre como al bebé para descartar cualquier problema médico y revisar el agarre, puede no estar causando dolor pero este no ser del todo efectivo.

Al principio, como todo en esta vida, puede costar. Pero es cuestión de horas, si dejas que todo fluya y cuentas con la información necesaria no va a haber lactancia que se te resista. Para saber más Síguenos en Facebook https://www.facebook.com/mibebememimaweb/ y pide paso a nuestro grupo privado.

Un comentario sobre «Postura correcta para amamantar y los indicadores de un buen agarre»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *