Piel con piel y agarre espontáneo: las maravillas de la naturaleza

Sólo hay un sitio en el que tu bebé debe estar al nacer: TU PECHO.  Aquí comienza la verdadera aventura de ser madre, no permitas que os separen.

¿Qué significa hacer ‘Piel con Piel’ tras el parto?

Es el momento en el que la mamá y bebe se conocen y pueden sentirse por primera vez el uno al otro, cuerpo con cuerpo. El recién nacido se coloca sobre el pecho y vientre desnudo de su madre, estando aún incluso conectados por el cordón umbilical.

¿Dónde sino debería estar un recién nacido?

Pues aunque nos parezca algo lógico, durante muchos años los bebés nada más nacer eran separados de la madre y llevados a la sala cuna. No sin antes hacerle un sin fin de pruebas.

Nacer puede ser una experiencia muy traumática. El bebé pasa de estar sumamente a gusto en el vientre materno a pasar por varias horas de trabajo de parto con el estrés que ello implica, poco se sabe de las sensaciones que experimenta un bebé al nacer, pero de agradables tienen que tener poco. La mejor manera de calmar el estrés vivido es estar sobre un pecho calentito, sintiendo todo el amor del mundo.

Esta práctica se recomienda hacerla siempre que se pueda. Estar en contacto directo con el bebé ayuda a reforzar el vínculo, por lo que los papás también pueden y deben hacerlo. Es una experiencia maravillosa.

Beneficios de este contacto físico precoz

– Evita más episodios de estrés, lo que favorece una mejor estabilidad emocional, fortaleciendo el sentimiento de apego.

– Reduce los episodios de llanto y la sobreexcitación. Esto favorece tanto a la alimentación como al descanso.

– Mejora el ritmo cardíaco y la respiración.

– Ayuda a regular la temperatura corporal.

– Favorece a la regresión uterina.

– Refuerza el vínculo afectivo.

– Facilita el inicio de la lactancia y el agarre espontáneo.

Aspectos a tener en cuenta para hacer el piel con piel

– Se debe cubrir tanto a la mamá como el bebé con sábanas o mantas precalentadas.

– La nariz y boca del recién nacido deben estar al descubierto. Para ello, la cabeza del bebé tiene que estar ladeada y el cuello recto.

– Contar con la supervisión de un tercero, ya sea la pareja, familiar o sanitario.

– Evitar las distracciones principalmente las tecnológicas.

Agarre espontáneo

El bebé nace con su instinto de supervivencia en su máximo esplendor. Sabe que ahora debe de alimentarse por sí mismo y para ello buscará su fuente de alimento.

Aquí es donde entra en juego la importancia del piel con piel en la lactancia. El Autoenganche es uno de los momentos más bonitos que podemos presenciar en las primeras hora de vida del recién nacido. Si dejas que tu bebé se guíe por su instinto veras como el solo desde tu vientre reptará hasta tu pecho para comer.

¿Cómo sabe mi bebé que debe alimentarse de mi pecho?

La naturaleza lo tiene todo pensado.

– Las glándulas de Montgomery no sólo lubrican y protegen tu pecho, también son un estímulo olfativo para el bebé.

– El calostro tiene un olor y sabor muy similar al líquido amniótico. El bebé lo reconocerá y buscará aproximarse lo máximo posible.

– Las areolas que se oscurecieron durante el embarazo marcan el camino hasta ese olor tan familiar.

– El pezón al estar más sobresalido estimulara el reflejo de búsqueda al chocar con la nariz del bebé.

– Los bebés nacen con un fuerte instinto de succión, conforme algo entre en su boca comenzarán a succionar.

– Cuando empiece a mamar, comenzará a salir el calostro y así es como asociará la teta con alimento.

Beneficios del autoenganche

Favorece un buen agarre desde el principio. El bebé se coloca de forma natural, según necesita. En la mayoría de los casos, nuestra manera de poner al bebé al pecho es lo que dificulta el acople, las mamas debemos aprender a dar de mamar, los bebés nacen sabiendo mamar, así que dejemos que hagan su parte del trabajo.

¿Que debemos hacer las mamás?

Nada, disfrutar del momento, solo debes tener en cuenta:

– Posición biológica, la mamá debe de estar semi recostada y colocar al bebé boca abajo sobre su vientre.

– No interferir, tu bebé pondrá en marcha su reflejo de reptado. Se empujará con sus piernas en tu vientre para ir avanzando poco a poco. Puedes con tus brazos evitar que se vaya para los lados.

– Tener paciencia. Es un acto que requiere su tiempo, pero debe hacerse en la primera hora de vida. Los bebés necesitan alimentarse nada más nacer, muchos caen en sueño profundo tras el parto.

– Es importante saber que lo primero que debe entrar en la boca del bebé es el pecho de la madre. Nada de chupetes ni tetinas, esto confundirá totalmente al bebé.

– Este reflejo innato en el bebé de Autoenganche sigue presente durante los primeros meses. Puedes seguir practicándolo en casa.

Elaborado por el Servicio de Neonatología del Hospital La Fe de Valencia, este video muestra los beneficios del contacto entre la madre y el bebé en el momento del nacimiento:

El reflejo de reptado. Los mismos movimientos que le bebé realizó para empujarse en el canal de parto, son los que lo llevan a reptar hacia el pecho de su madre, localizar el pezón y succionar:

Un comentario sobre «Piel con piel y agarre espontáneo: las maravillas de la naturaleza»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *