La teta no entiende de horarios. Lactancia a demanda.

¿Por dónde empiezo en la siguiente toma?¿Cada cuánto tiempo tengo que poner a mi bebé a mamar? ¿Cuánto tiempo lo dejo que tome de cada pecho? ¿Cuándo tengo que cambiar de un seno a otro?

Si estás embarazada o recién tuviste a tu bebé, es normal que te plantees estas preguntas y aunque vamos a entrar un poco en materia la respuesta para todas las cuestiones es la misma: los ritmos y tiempos los marca el bebé.

¿Tengo que dejar pasar x horas entre toma y toma?

La teta no es solo alimento, también es amor y consuelo. Y como el amor no entiende horarios la teta se da a demanda, así que no hay que esperar a cumplir ningún intervalo de tiempo, cuando tu bebé muestre signos de hambre o desconsuelo directo al pecho.

Hace unas décadas se empezó a dar la recomendación de dar la tetacada 3 horas y 10 minutos de cada pecho, actualmente algunos profesionales desactualizados siguen pactando horarios y con ellos llega el fracaso de la lactancia. Te explicamos porqué:

– Un bebé recién nacido tarda en digerir la leche materna una hora aproximadamente.

– El bebé por naturaleza sabe que debe mamar constantemente para aumentar la producción de leche puesto que su estómago va a ir creciendo poco a poco.

Por lo tanto, dar de mamar solo cada 3 horas hará que nuestro bebé esté hambriento y como no hay succión regular no se producirá leche suficiente.

– La leche del inicio está compuesta principalmente por agua, un bebé lo primero que necesita es hidratarse.

– La leche más grasa se consigue al final de la toma, es más difícil de extraer. El bebé se cansa y necesita varios parones.

Si sólo damos 10 minutos de cada pecho solo dejamos que tome la leche más acuosa y aunque estará hidratado no estará recibiendo suficiente.

Resultado, el bebé después de la toma estará hambriento, llorará desconsoladamente, la mamá esperará porque así le dijo el médico y pasado unos días habrá poco aumento de peso porque no está tomando la leche grasa. La mamá pensara que su leche no es buena y empezará a suplementar con fórmula y en pocas semanas su lactancia habrá fracasado.

Entonces, ¿Cada cuánto suele mamar un bebé y que suele durar una toma?

Como en todo, depende mucho del recién nacido y del pasar de los días. Pero los primeros días y meses las tomas pueden ser muy seguidas y llegar a juntarse unas con otras.

Es totalmente normal que un bebé tome teta y a la hora demande de nuevo o antes. Y puede estar en cada pecho media hora o incluso más, ojo y también menos (habrán tomas que solo tenga sed y no hambre). Es por lo que se dice que es a demanda, porque no hay patrones iguales, cada bebé marca su ritmo, síguelo.

Los bebés hacen dos tipos de succión: nutritiva y no nutritiva, la primera es para alimentarse y la segunda para estimular la producción, por eso, sobre todo al principio, hay tomas que pueden durar más.

Así que si tu bebé está tranquilo al pecho, y lo ves que sigue succionando pero no lo escuchas tragar, no es que no tengas leche, es que está pidiendo a tu pecho que para la siguiente toma prepare un poquito más. Aquí es cuando algún familiar te dice que te usa de chupete, que no debes de dejarlo al pecho para que no se acostumbre o incluso que le des un chupete para que suelte el seno.

Y ya sabemos lo que pasa cuando interferimos en la lactancia de esta manera, termina fracasando.

La frase más común en estos casos es: mi bebé estaba todo el día y noche al pecho pero el pobre no sacaba nada, succionaba pero no salía leche (claro, porque era la succión no nutritiva).

Queda claro, lo pongo al pecho cada vez que pida y el tiempo que quiera pero…

¿Cómo sabré cuándo cambiar de pecho o que ya no quiere más?

Cuando un bebé no quiere más teta simplemente la suelta o se queda en ella dormido. Fin.

Es importante saber que nunca se llega a vaciar un pecho del todo, siempre queda un reserva, pero es más difícil de sacar. Como tu bebé es muy listo te pedirá cambiar de pecho, si al tomar del otro aún se queda con ganas de más, entonces irá a por la reserva.

Sabrás que tu bebé quiere cambiar de pecho porque coge el seno, lo suelta y pega como unos pequeños tironcillos (no duelen pero sirven para estimular la producción).

Cuando empiece ese patrón es el momento de cambiarlo.

Ahora vamos a la parte que más quebraderos de cabeza trae:

¿Qué pecho ofrezco en la siguiente toma?

Siempre se empieza por el pecho que se terminó. La explicación es la siguiente: como ya sabemos la leche más grasa es la del final, por lo tanto si tu bebé se tomó el pecho izquierdo completo y se durmió en el derecho no sabemos si lo vacío o no, así que por las dudas empezamos por el derecho. A priori puede parecer sencillo pero no lo es, la mitad de las veces no te acordarás, así que otra opción es tocarte los pechos y el que más lleno notes, empieza por ese (recuerda que cuanto más llenos estén menos leche producimos por el FIL).

Hay bebés que en cada toma sólo toman de un pecho, y está bien no pasa absolutamente nada. En este caso, a la siguiente toma ofreceremos directamente del que no tomo.

Es muy importante que entiendas esto, no es necesario que tome de las dos, eso no va a hacer que coma más. Al contrario, estará tomando solo la leche acuosa de ambos pechos y esto puede tener serias consecuencias, un bajo aumento de peso e incluso pérdida.

Una de las señales de que esto está ocurriendo son deposiciones verdosas, esto pasa porque la leche del principio tiene más lactosa.

Así que si te llega a ocurrir, ya sabes, tu bebé no está vaciando los pechos.

Por lo tanto, para tener una lactancia exitosa, olvídate del reloj y déjate llevar por los instintos de tu bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *