Crisis de lactancia o brotes de crecimiento.

Las crisis de lactancia, las grandes protagonistas en las redes sociales.

La gran mayoría de las mamás que fracasan en la lactancia es por falta de información en este tema. Te ayudamos para que no sea tu caso.

Si tu bebé tiene :

  • 17/20 días ( 2 semanas y media de vida aprox).
  • 6/7 semanas ( un mes y medio de vida aprox).
  • 3 meses ( 12 semanas de vida aprox).

Y cuando está al pecho se pone nervioso, se pelea con tus senos, arquea la espalda y estira sus piernas, te da tirones del pezón e incluso llora:

Bienvenida estas en plena crisis de lactancia o lo que también se conoce como brote de crecimiento. Tranquila, pasará, solo tienes que tener un poco de paciencia y confiar en ti.

Si estás embarazada y leyendo esto, te aseguro que un 50% de la información que necesitas para una lactancia exitosa ya la tienes.

Crisis de lactancia, ¿Qué son y porqué se producen?

Son cambios en el comportamiento del bebé. Durante un periodo de tiempo adoptan una conducta que a las mamás les hace pensar que el bebé no se está saciando.

Las crisis se producen principalmente por tres motivos:

– Aumento de las necesidades nutricionales del bebé en cuanto a cantidad.

– La composición de la leche materna cambia y el sabor varía de forma temporal.

– Los patrones de extracción cambian.

¿Qué ocurre en cada una de ellas?

La primera crisis: 2 semanas y media.

Es la más complicada de sobrellevar ya que presenta el primer desafío duro y real para continuar con la lactancia de forma natural. El niño cambia el hábito de tomar el pecho: de estar lleno con una toma a querer mamar todo el tiempo. Lo hace porque necesita aumentar la producción de leche, sabe que en breve va a necesitar más puesto que está creciendo. Pero NO PASA HAMBRE, es más, es muy probable que en esta fase regurgite grandes cantidades de leche y aun así quiera seguir mamando.

La segunda crisis: Mes y medio de vida

Se da por una una variación en la composición de la leche. Esta se va adaptando a las necesidades del bebé conforme va creciendo. El proceso por el cual debe pasar puede modificar de forma transitoria el sabor de la leche, deja de ser tan dulce y es por lo que el bebé se enoja al pecho. Simplemente no le gusta el sabor pero NO ESTÁ PASANDO HAMBRE.

La tercera crisis: 3 meses de vida.

Resulta ser la más larga y compleja. El niño parece perder el interés en la toma, esta más pendiente del entorno y cuando se prende al pecho son tomas caóticas, los motivos son los siguientes.

– En esta fase, les puede más cotillear que comer. Ambientes con estímulos hacen que el bebé no quiera estar en la teta sino mirando para todos los lados. Disminuye el número de tomas.

– Se establece la lactancia materna. Hasta ahora el cuerpo producía un poco más de leche de la que el bebé necesitaba y quedaba de reserva para la siguiente toma. Ahora el bebé tiene que esperar 2 minutos, tiempo que tarda la leche en producirse. Antes tenían un poco de reserva y por eso no se molestaban. Este es el motivo por el que los PECHOS SE SIENTEN BLANDOS. Vuelven a su normalidad, hasta ahora hacían también de almacén, ya no es necesario.

¿Qué puedo hacer durante las crisis?

Debes armarte de paciencia. Es muy importante que tu pareja también esté al tanto de lo que son las crisis de lactancia y cómo se manifiestan, su ayuda es primordial.

Debes buscar lugares tranquilos con poca luz y libre de ruidos. Si el clima lo permite busca el contacto físico, haz piel con piel y deja que sea tu bebé quien busque el pecho.

Adelántate a la toma, ofrece el pecho antes de que de señales de tener hambre pero es fundamental no insistir, puede agravar el comportamiento.

No debes suplementar. Incorporar en plena crisis suplemento ya sea de leche materna o formula puede interferir en la producción seriamente.

Y aquí viene la gran duda de las madres ¿Cómo se que mi bebé se está alimentando correctamente?

Este planteamiento surge no sólo con las crisis de crecimiento, sino desde el inicio.

Indicadores de que la lactancia está siendo efectiva:

  • Aumento de peso y micciones/deposiciones.
  • Si engorda y hace pipí es que todo va genial con la lactancia.
  • La calidad de la leche materna es igual en todas las mujeres, no hay leches que alimenten más que otras, hay bebés con genéticas diferentes.

¿Que nos hace pensar que la leche materna deja de alimentar? ¿Acaso a los terneros se les suplementa con leche humana porque la leche de su madre (la vaca) no es suficiente?

Si tu bebé viene ganando peso y mojando pañales, y cambia su comportamiento ya sabes por lo que es.

Si hay un cambio en la curva de crecimiento o reduce el número de micciones hay que realizar las analíticas pertinentes. Para más información Síguenos en Facebook y pide paso en nuestro grupo privado.

Un comentario sobre «Crisis de lactancia o brotes de crecimiento.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *