El calostro y la subida de leche

Calostro, el oro líquido para tu bebé.

¿Qué es el calostro y para qué sirve?

El calostro es como un líquido de aspecto amarillento (o tirando a blanquecino), viscoso y espeso que aparece previamente a la “subida de la leche” en los pechos de la mujer.

Es el único alimento que necesita tu bebé durante durante sus primeros días de vida. Contiene proteínas, agua, grasas, carbohidratos y sobre todo anticuerpos maternos que protegen al bebe de las posibles infecciones durante los primeros 6 meses de vida.

El valor inmunológico y nutritivo del calostro no tiene precio. La lactancia es una cuestión de salud.

¿Cuando se produce y por cuanto tiempo?

Puede aparecer durante el embarazo, precalostro, o después del parto.

Si lo hace durante los últimos meses de gestación, no te saldrá todos los días, sino de forma intermitente (o simplemente un par de veces) hasta el momento de dar a luz. No debes preocuparte si no aparece, lo hará cuando tengas a tu bebé.

Normalmente, el calostro dura entre dos y seis días, momento en el aparece la leche materna. durante esta etapa, puede que encuentres restos en tu sujetador e incluso necesites usar discos absorbentes. Evita estimular tus senos para extraer el calostro y deja que sea el bebé quien, mediante la succión, consiga su extracción.

¿Es suficiente con el calostro?

Al principio puede parecerte que el calostro es insuficiente para el bebé, pero no es así. El estómago del recién nacido es diminuto, el primer día de vida es igual a una canica, tiene una capacidad de 5 ML. Por lo tanto, la cantidad de alimento que necesita es mínima, por este motivo no tiene ninguna lógica ‘dar una ayudita’ hasta la subida de leche. Estamos sobrealimentado y perjudicando al recién nacido.

¿Cómo es el cambio de calostro a leche?

Los recién nacidos se deben alimentar “cada vez que quieran”, es decir a demanda, con la succión continuada nuestro cuerpo entenderá que es el momento de ir transformando el calostro en leche de transición y finalmente en leche madura. Pero es un proceso que debe ser gradual y requiere su tiempo.

La naturaleza ya pensó en todo, tanto el calostro como la leche materna se digiere en menos de una hora, tu bebé necesita comer poca cantidad muy seguido, de esta manera esta favoreciendo la transición y también al aumento de producción.

La subida de leche tras el parto.

¿Qué es la subida de leche y cuánto tarda en darse? ¿Qué se siente cuando ocurre?¿Duele? ¿A todas las mujeres les sube la leche?

A la subida de leche también se le denomina bajada de la leche (depende del país) o plétora, es el momento en que la transición de calostro a leche se completa, y las mamás comienzan a producir leche madura. Suele darse entre 30 y 72 horas después del parto.

Entorno a este proceso hay muchos mitos y desinformación, y es un momento crucial para el inicio de la lactancia. Vamos punto por punto:

Las 4 verdades sobre la subida de la leche.

  • Todas las mujeres tienen subida de la leche, el calostro si o si se va a transformar en leche. Así de sencillo.
  • No todas las mujer notan la subida, depende de muchos factores
  • No depende del tipo de parto (normal o cesárea), lo que desencadena la producción de prolactina es la expulsión de la placenta.
  • Lo único que hay que hacer es dejar que el bebé empiece a mamar a demanda cuanto antes. Por eso es tan importante que pongas a tu bebé al pecho nada más nacer.

Complicaciones de la subida de la leche.

  • Ingurgitación mamaria

La subida de la leche puede venir acompaña de una inflación de los pechos por una acumulación de líquidos. Esta retención provoca un edema en los senos y el resultado es que están hinchados, duros como una roca y duele. El principal problema es que al estar tan duros el bebé no puede mamar bien por más que lo intente, así que hay que hacer lo siguiente:

  • Presión inversa suavizante.

Es un masaje que consigue ablandar la areola y el pezón y así el bebé podrá hacer su parte del trabajo.

Aplicar frío antes y después de las tomas para descongestionar, NO SE APLICA CALOR, ES UNA INFLAMACIÓN Y AGRAVARÍA LA SITUACIÓN. Podemos emplear hojas de col (se machacan los nervios), bloques térmicos o la clásica bolsa de guisantes, la precaución que debes tener es no tocar la areola.

Tomar antiinflamatorios, son totalmente compatibles con la lactancia.

Acude a tu médico y que prescriba el tratamiento.

Pon a mamar a tu bebé tanto como puedas, su succión es lo que más va a drenar los pechos. Si después de la toma aun notas hinchazón puedes extraer leche manualmente. El sacaleches en estos casos está desaconsejado.

Si sigues estos consejos en cuestión de 24/48 horas mejorará la situación.

Un comentario sobre «El calostro y la subida de leche»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *